Cómo tener sexo en la piscina

Cuando se piensa en sexo, las palabras humedad, viscosidad y calor es normal que vengan a la mente, y especialmente si se está hablando de tener sexo en el agua. Sin embargo, tener sexo en una piscina no es tan sencillo como saltar en ella y comenzar. A decir verdad, el sexo dentro del agua puede resultar bastante peligroso por distintas razones. Y de hecho tener sexo bajo el agua o sexo “sumergido” no es tan buena idea, especialmente para las mujeres. Aquí hay algunas indicaciones para mojarse y ponerse salvaje sin salir a la superficie.

Al tener sexo en el agua todo se puede volver bastante resbaloso, sin duda se necesita práctica para tener sexo seguro bajo el agua y desafortunadamente, si estás pensando en usar un preservativo, debes saber que el agua y los preservativos no se mezclan.

El agua caliente y los químicos que se adicionan al agua pueden afectar la durabilidad del condón, así que no deposites tu confianza en uno de esos. Aún si no le sucediera nada al preservativo debido a los químicos, hay grandes posibilidades de que el preservativo no permanezca en su lugar debido al agua

Cualquiera pensaría que todo el líquido extra puede crear mucha lubricación pero es una idea errónea. En realidad el agua únicamente elimina la lubricación natural del cuerpo en la mujer, lo cual puede conducir a una experiencia muy dolorosa. Lo mejor es usar lubricantes a base de silicona.

El problema en realidad es toda el agua clorada entrando y saliendo por el órgano de la mujer, lo cual puede causar lesiones e infecciones. Así que una buena alternativa es el sexo oral.

Es desalentador pero lamentablemente el sexo en el agua no es tan romántico o efectivo como se suele ver en las películas.